La armonía del cosmos

Hay múltiples formas de aproximarse a la ciencia, o visto de otro modo, ésta se ramifica y se interconecta con varias áreas del conocimiento y la cultura de los seres humanos.

Uno de los mejores ejemplos tiene a la música y las matemáticas como protagonistas. Para los antiguos griegos ambas ejemplificaban una perfecta simbiosis, englobando una gran teoría que solía denominarse como la “armonía del cosmos”. Números y operaciones matemáticas parecían no ser tan distantes de notas e intervalos musicales.

En la construcción de las escalas musicales, hay por ejemplo una conexión directa con las proporciones. El gran Pitágoras fue uno de los que encuentra armonía en los sonidos de una cuerda, al dividirla en ciertas porciones.

Se dice que Pitágoras pudo encontrar los fundamentos de la música al pasar frente a una herrería y escuchar el sonido de cuatro martillos de diferente tamaño, en lo que se conoce como la leyenda de los martillos de Pitágoras.

Puede que sea tan solo un mito, pero de lo que sí tenemos certeza es que sus trabajos con cuerdas fueron decisivos en el hecho de que escuchar notas “placenteras” se relacione con la longitud de la cuerda vibrante, y en que tales ondas sonoras están sujetas a las leyes de la física.

Es aquí donde la acústica entra a jugar un papel importante, al estudiar la física de objetos vibrantes. Tales objetos producen ondas mecánicas que se propagan por un medio sólido, líquido o gaseoso, generando lo que comúnmente denominamos sonido. Todos esos sonidos los podemos transformar en números, lo que permite hablar de la armonía como una relación entre las frecuencias de las múltiples notas de un acorde.

En nuestro acercamiento al entendimiento del cosmos, la música tiene también un papel preponderante. Johannes Kepler nombró su trabajo “la música de las esferas”, asignando notas musicales a los planetas dependiendo de la forma elíptica de su órbita.  Otros como William Herschel, descubridor del planeta Urano, la radiación infrarroja, y un gran número de objetos celestes, era un reconocido músico. Probablemente sintiera sensaciones similares entre la composición e interpretación musical, y la contemplación del universo.

Hoy seguimos teniendo esa estrecha conexión entre la música y las explicaciones del universo. Teorías físicas como las “cuerdas”, que pretenden entender cómo funciona el universo,  explicarían la existencia de las partículas y las fuerzas fundamentales de la naturaleza a partir de las vibraciones de pequeñísimas cuerdas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s