El indeleble legado de Hipatia

Entre las historias truncadas de grandes mentes de la humanidad, la de Hipatia es una de las más chocantes. El brutal asesinato de la que se considera como la primera mujer científica de la historia, esta envuelto en diversos enigmas, principalmente relacionados con las causas que llevaron a una muchedumbre de fundamentalistas religiosos a acabar con su vida, despedazándola usando tejas y conchas de otras para cortar su carne viva; para posteriormente quemar sus miembros destrozados.

El lugar de estos macabros hechos fue Alejandría, la famosa ciudad fundada por Alejandro Magno, en medio de un conflicto entre paganos y cristianos, donde el 8 de marzo del año 415 el mundo perdía a una de las figuras más relevantes de la ciencia antigua. 

Hipatia, cuyo nombre significa la más grande, a diferencia de muchas mujeres en la historia, y particularmente en su época, pudo estudiar y estuvo rodeada de un ambiente propicio para promover sus intereses académicos. Su padre, Teón de Alejandría, era un prolífico autor que editó y comentó algunos libros de gran trascendencia en la historia de la ciencia; entre ellos los Elementos de Euclides, y que se dedicó con esmero a educar a su hija en matemáticas, astronomía, y filosofía. Hipatia, junto a su padre, comentó el tratado astronómico escrito en el siglo II por Claudio Ptolomeo, que contiene el catálogo estelar más completo de la antigüedad, haciendo aportes destacados en astronomía.

La sabiduría de Hipatia era excepcional, como reconocieron algunas de las otras grandes mentes de su época, quienes también destacaban su gran habilidad para hablar en público. Estas cualidades le dieron una enorme popularidad, tanto que a sus clases asistieron por cerca de dos décadas, estudiantes que llegaban desde diferentes partes del mundo, a entrenarse en concepciones filosóficas y científicas. Entre sus alumnos se contaban personalidades de la alta aristocracia.

Además de cultivar su mente, en áreas como la filosofía, la astronomía y la música, de inventar y construir métodos e instrumentos incluyendo una forma eficiente para hacer divisiones largas, un astrolabio plano para medir la posición de planetas y estrellas,  un aparato para la destilación del agua, un hidroscopio para medir la presencia y el nivel del agua, y un hidrómetro graduado de latón para determinar el peso específico de los líquidos, Hipatia también se preocupó por el cuidado de su cuerpo, realizando rutinas físicas diarias durante toda su vida.

La muerte de Hipatia ha simbolizado para muchos el fin de la ciencia antigua, y marca un cambio de la cultura del razonamiento griego al oscurantismo que predominó posteriormente en el mundo medieval. Pese a que todos sus escritos se perdieron, hay importantes referencias sobre su obra, que no dejan duda sobre su notable influencia para la sociedad de la época y de siglos posteriores.

En los términos que comúnmente usamos hoy, podríamos reconocer en Hipatia características de una gran científica, con una destacada labor en divulgación de la ciencia y en diplomacia científica, cualidades que cada vez más mujeres comparten, continuando el legado de la primera mujer científica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s