Una mente para el cosmos

Las misiones Pioneer y Voyager llevan mensajes sobre los humanos y el planeta que habitamos.

IMAGEN_sagan

Cuando la misión Rosetta libere al módulo que se posará sobre la superficie de un cometa a 550 millones de kilómetros de la Tierra, los amantes de la astronomía y del espacio sentiremos como propia la culminación de un desafío que comenzó hace 20 años, cuando se proyectó la idea que nos llevaría al primer ‘acometizaje’ en la historia de nuestra civilización.

Muchos de los implicados en la misión son jóvenes científicos que encontraron su inspiración en los años 80 a través de la televisión y en la figura y voz del carismático astrónomo Carl Sagan en su serie Cosmos. Su destacada carrera en investigación y divulgación científica hizo de él un referente para miles de niños que, gracias a sus libros y programas, soñaron en dedicar sus vidas a descifrar los misterios del océano cósmico. (Lea también: Después de Rosetta, el reto será traer muestras a la Tierra).

La voz de Sagan, nacido en 1934, se apagó en 1996, pero su legado está más vivo que nunca. Su contribución para nuestro planeta seguirá multiplicándose con cada humano que se maraville con sus reflexiones sobre nuestro papel en el cosmos y con el deseo de explorarlo.

Sagan estuvo involucrado en algunos de los debates científicos más importantes de finales del siglo XX. En los 50, cuando apenas era un estudiante, ya se hablaba con tres premios nobel y un futuro ganador de este.

Desde joven tuvo interés por los temas relacionados con la idea de vida extraterrestre, que se incrementó cuando conoció el trabajo de Urey y Miller, quienes experimentaban con la síntesis de aminoácidos (unidades básicas de las proteínas), recreando ambientes en nuestro planeta, en los que incluían descargas que simulaban las tormentas eléctricas de la Tierra primitiva cuando surgió la vida.

Sagan anhelaba encontrar regiones en el Sistema Solar donde tal vez pudieron ocurrir estos procesos y el descubrimiento de vida. Ese interés por la vida en otros lugares del cosmos lo llevó a asistir en 1961 a la primera conferencia sobre búsqueda de vida extraterrestre y a conformar un grupo que estudiaba las formas de comunicación con otras posibles civilizaciones.

Las misiones Pioneer y Voyager, que se encuentran ahora saliendo de los confines del Sistema Solar, llevan, gracias a su esfuerzo, mensajes sobre los humanos y el planeta que habitamos.

Sagan, quien cumpliría 80 años esta semana, sería uno de los que hubiera estado en primera fila maravillado con el nuevo hito que se da hoy en la exploración del cosmos.

Publicado en el diario El Tiempo el 11 de noviembre de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s