Los taxis espaciales

Para EE.UU., esta situación no es muy agradable y están haciendo grandes esfuerzos para dejarla.

IMAGEN-14695915-2

Cuando comenzó la carrera espacial en 1957 con el lanzamiento del satélite Sputnik 1, las dos grandes potencias del momento, Estados Unidos y la Unión Soviética se convirtieron en naciones contrincantes, en una rivalidad tecnológica cuyo principal objetivo era la conquista del espacio.

Nadie habría imaginado que medio siglo después la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA, dependería de las naves rusas para poder viajar al espacio.

Como consecuencia del retiro del programa de naves espaciales en el 2011, la NASA ha dependido de los vehículos Soyuz para poder enviar personas y suministros a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Para la primera potencia mundial, esta situación no es muy agradable y están haciendo grandes esfuerzos para dejarla atrás. La tensa situación política actual con Rusia ha acelerado el interés para restaurar la capacidad estadounidense para tener mas control sobre su programa espacial, y hace tan solo unas semanas la NASA anunció que contará con “taxis” que llevarán al espacio a sus astronautas.

Estos vehículos serán desarrollados por compañías privadas y la NASA deberá entonces subcontratar el transporte, pero con un costo menor que los 70 millones de dólares que cobra Rusia por poner a un astronauta en la EEI. Las empresas privadas se han convertido en actores importantes en la conquista del espacio en este nuevo milenio, especialmente en lo que respecta al turismo espacial.

Se anunció que las compañías encargadas de suministrar los vuelos serán Boeing y Space X. La primera, fundada por William E. Boeing a comienzos del siglo pasado, tiene una amplia trayectoria en el campo de la aviación, pero también en construcción de cohetes y satélites.

Su modelo CST-100 podrá llevar hasta siete tripulantes a la EEI y tiene cierta similitud con las antiguas naves Apollo, aunque con una tecnología de última generación. Por su parte, Space X, con tan solo 12 años de experiencia, ya cuenta con importantes desarrollos bajo el mando de Elon Musk – cofundador de PayPal y Tesla Motors entre otras múltiples compañías.

De hecho su nave Dragon ya ha viajado en varias oportunidades a la EEI para llevar suministros, y nuevas actualizaciones le permitirán transportar humanos. Se espera que para el 2017 los “taxis” de la NASA entren en operación.

Una tercera propuesta de la compañía Sierra Nevada Corporation fue rechazada; sin embargo, han presentado una demanda alegando graves dudas e incongruencias en el proceso de selección. ¿Podremos algún día ir a la agencia de viajes y reservar un vuelo con destino al espacio? Seguramente sí.

Publicado en el diario El Tiempo el 16 de octubre de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s